16: Transporte de accidentados

  • Solamente en casos extremos (incendios, electrocución, asfixia, inundación, etc.), deberá trasladársele con el máximo cuidado hasta el lugar más próximo donde se le puedan prestar los primeros auxilios. En el momento del traslado hay que tener en cuenta que al accidentado se le debe mover el cuerpo lo menos posible.

 

  • A.- TRANSPORTE SIN CAMILLA: Cuando hay que alejar rápidamente al accidentado del lugar en que se encuentra, o cuando no es posible acceder hasta él con una camilla.

 

  • A.1.- UN SOLO SOCORRISTA
    • 1.- Arrastre de la víctima: para el traslado inicial (en tanto no dispongamos de otro medios) se volverá a la víctima de espaldas, atando sus muñecas con un pañuelo o una tela. El socorrista se arrodillará a horcajadas sobre la víctima y, poniendo su cabeza debajo de las muñecas atadas, podrá arrastrarse hacia adelante, haciendo que el accidentado se deslice sobre el suelo.
    • Otros arrastres: pos las axilas o por los pies.
    • 2.- "Método del bombero": útil para desplazar a víctimas inconscientes siempre que el socorrista sea, por lo menos, tan corpulento como la víctima. Tiene la ventaja de que permite disponer de un brazo libre al socorrista para, por ejemplo, sujetarse a una barandilla, apoyarse para guardar el equilibrio, etc.
      • Primero, el socorrista se sitúa frente a la víctima, cogiéndola por las axilas y
      • levantándola hasta ponerle de rodillas.
      • Después, el brazo izquierdo del socorrista pasa alrededor del muslo izquierdo de la víctima cargando el peso de su tronco sobre la espalda del socorrista.
      • Finalmente, el socorrista se levanta, se mantiene de pie y desplaza a la víctima para que su peso quede bien equilibrado sobre los hombros del socorrista. Con su brazo izquierdo sujeta el antebrazo izquierdo de la víctima, quedándole un brazo
  • libre.
  • 3.- Por detrás:
    • Coloca los brazos cruzados de la víctima sobre el tórax. Sitúese detrás de la cabeza y colócate sus brazos por debajo de los hombros sosteniéndole con ellos el cuello y la cabeza. Arrástralo por el piso. Si la víctima tiene un abrigo o chaqueta, desabróchala y tira de él hacia atrás de forma que la cabeza descanse sobre la prenda. Arrástrala por el piso, agarrando los extremos de la prenda de vestir.
  • 4.- En brazos: 
    • Es un método muy práctico para mover personas no excesivamente pesadas (según la corpulencia del socorrista) que no presenten lesiones serias, Ej. un esguince de tobillo que le impide la marcha.
    • Consiste en coger a la víctima, colocando una mano debajo de sus rodillas de manera que sostenga las piernas y la otra alrededor de su espalda, sosteniendo el peso del tronco; la víctima puede afianzarse en nosotros pasando sus brazos alrededor de nuestro cuello.
    • Hay que tener especial cuidado a la hora de "cargar" con el peso de la víctima Ej.: si estuviera sentada en el suelo), flexionando las rodillas al agacharnos, para evitar hacer todo el esfuerzo con la musculatura de la espalda, lo que podría propiciar la aparición de lesiones a nivel lumbar.
  • 5.- Sobre la espalda o “a cuestas": Tiene las mismas indicaciones que el método anterior; no obstante, no es necesaria la potencia de brazos de aquél, ya que el peso de la víctima se transmite, en parte, al tronco del socorrista. Entrelazando las manos, es más fácil cargar con el peso de la víctima. Este método no es válido para víctimas inconscientes, ya que se necesita la colaboración de la persona para aferrarse con sus brazos alrededor del cuello.
  • 6.- "En muleta" sobre los hombros del rescatador: Un accidentado que no presente lesiones serias y que pueda caminar por sí  mismo, puede ser ayudado si colocamos uno de sus brazos alrededor de nuestro cuello, pasando nuestro brazo libre alrededor de su cintura para lograr un  soporte adicional. Este método puede ser llevado a cabo por uno o por dos socorristas, dependiendo de la corpulencia de la víctima, la amplitud del lugar, etc. Con ayuda de una tercera persona que sostenga las piernas de la víctima, se la puede bajar por una escalera de mano.
  • A.2.- TRASLADO CUANDO HAY VARIOS SOCORRISTAS

 

  • 1.- Asiento sobre manos: Se puede improvisar un asiento para trasladar a una accidentado, uniendo las manos de dos socorristas; existen varias posibilidades. La diferencia fundamental entre ellos estriba en que permiten disponer o no (asiento decuatro manos), de un brazo libre a un socorrista (asiento de tres manos) o de un brazo libre a cada socorrista (asiento de dos manos), que se puede utilizar para sostener una extremidad inferior que estuviera lesionada o como respaldo para la espalda de la víctima. Dependiendo de las lesiones que presente la víctima, de su capacidad de colaboración y de la fuerza de los socorristas, optaremos por una posibilidad u otra.



  • 2.- Puede usarse una silla como parihuelas en caso de emergencia. También puede ser trasladado en posición similar sin la silla.  Todos estos métodos se utilizarán sólo en el caso de que no haya sospecha de lesión a nivel de columna vertebral (a no ser que corra peligro la vida del paciente). Ante esa posibilidad, inmovilizar según se indica en INMOVILIZACIÓN DE LA COLUMNA VERTEBRAL
  • 3.- Técnica de los socorristas alternos: Se utiliza para depositar un accidentado en una camilla. Los socorristas se arrodillan a un costado de la víctima, 3 a cada lado, y un 7º se arrodilla a la cabeza de ésta, mirando hacia el pecho:
  • 2 socorristas sujetan la parte alta de la espalda entrelazando sus manos.
  • Otros 2 sujetan la parte baja de la espalda y los muslos entrelazando sus manos.
  • Otros 2 sujetan las piernas por debajo de las rodillas entrelazando sus manos.
  • El socorrista a la cabeza de la víctima, sujeta esta, a la altura de los lóbulos de las orejas, traccionando suavemente hacia sí.
  • El socorrista a la cabeza de la víctima, da la orden de levantarla hasta la altura de sus rodillas. Esto se hace en bloque, manteniendo el eje cabeza-cuello-tronco.
  • Se coloca una camilla bajo la víctima. y a la orden, se deposita a la víctima sobre ésta
  • B.- TRANSPORTE CON CAMILLA: El procedimiento ideal para el traslado de heridos es la camilla.

 

  • 1.- La camilla del tipo Neil-Robertson: el herido queda fijado y se puede suspender, lo que la hace idónea para traslados verticales.
  • 2.-  El colchón de moldeo al vacío se adapta al paciente y permite una inmovilización  completa en horizontal durante el transporte.
    • Se trata de un saco neumático relleno de material aislante con doble cámara, moldeándose a la extremidad fracturada y consiguiendo un soporte rígido tras realizar el vacío.
    • Para realizar el vacío existe una válvula a la que se le puede conectar a una bomba de vacío o un aspirador de secreciones.
  • 3.- Camilla de cuchara , de tijera o de palas: Es una camilla de aluminio rígida radiotransparente con dos palas ligeramente cóncavas y articuladas entre sí por sus extremos, además de ajustables en su longitud.
  • Técnica de colocación:
    • Es necesario un mínimo de 3 personas aunque 4 sería lo ideal.
    • Antes de su colocación es necesario colocar la camilla al lado del paciente con el fin de realizar una medición lo más precisa posible.
    • Se separa en dos mitades que permiten colocarla con un mínimo de movilización del paciente situando la parte extensible de esta a nivel de las piernas y la más ancha a nivel de cabeza y tronco.
    • En el caso de tener que desplazarnos con el paciente sobre la camilla de cuchara hasta un lugar distante, habrá que completar la inmovilización con el
    • inmovilizador lateral de cabeza y fijando al paciente a la camilla mediante cinchas o cinturones.
  • Complicaciones:
    • Cierre incompleto de los anclajes con el riesgo de apertura y caída del paciente.
    • Pellizcado de la piel y/o ropas del paciente al cerrar la camilla.
    • Mala coordinación en el volteo del paciente con riesgo de aumento de lesiones espinales.
    • En el paciente consciente proporciona gran incomodidad.
    • Sólo se debe utilizar para movilizar al herido hasta su acomodación en la camilla de traslado. Está contraindicada en el traslado porque transmite en mucha mayor medida las vibraciones y las alteraciones de la carretera.



  • 4.- Tabla espinal: Se utiliza para la retirada y transporte de accidentados de los que se sospecha una lesión en la columna vertebral, al fijar toda ella en un mismo plano axial rígido debajo del paciente.
    • Es una superficie plana rígida de madera o de plástico y puede ser corta, inmovilizando cabeza, cuello y tronco; o larga, inmovilizando también miembros inferiores.
    • Siempre es un dispositivo complementario a los collarines cervicales precisando de los inmovilizadores laterales de cabeza.
    • Técnica de colocación:
      • Para su colocación podemos actuar con la técnica del Volteo Lateral o el Puente Holandés.
      • Para el traslado se tienen las mismas consideraciones que para la camilla de cuchara existiendo, a lo largo de la camilla, varios agujeros para ajustar las correas según el tamaño del paciente.



TABLA ESPINAL: volteo lateral

Puente simple o puente holandés

  • 1) Los socorristas se colocan agachados con las piernas abiertas sobre la víctima.
    • · Un socorrista sujeta la cabeza.
    • · El 2º la parte alta de la espalda.
    • · El 3º sujeta a la víctima por las caderas.
    • · El 4º socorrista sujeta la parte baja de la espalda y muslos.
  • 2) El socorrista a la cabeza de la víctima, da la orden de levantar a ésta, y la mantienen levantada.
  • 3) Una 5ª persona coloca una camilla debajo de la víctima.
  • 4) Los socorristas, cuando lo ordena el socorrista a la cabeza de la víctima, depositan a éste sobre la camilla.
  • TÉCNICA DE LA CUCHARA
    • 1. Los socorristas se arrodillan a un costado de la víctima:
      • · Un socorrista sujeta la cabeza.
      • · El 2º socorrista sujeta la parte alta de la espalda.
      • · El 3er socorrista sujeta la parte baja de la espalda y muslos
      • · El 4ºer socorrista sujeta las piernas por debajo de las rodillas.
    • 2. El socorrista a la cabeza de la víctima, da la orden de levantar a ésta y la colocan sobre sus rodillas.
    • 3. Una 4ª persona coloca una camilla debajo de la víctima.
    • 4. Los socorristas, cuando lo ordena el socorrista a la cabeza de la víctima, depositan a ésta sobre la camilla.
  • 5.- Las camillas improvisadas: Pueden usarse cuando no disponemos de otros medios, utilizando para su construcción una puerta, una tabla de plancha o un tablero ancho; una escalera de mano; un par de remos unidos con cuerdas, mantas o prendas con manga cerrada, etc.

Una camilla se puede improvisar de las siguientes maneras:

  • Con 2 o 3 chaquetas o abrigos y 2 trozos de madera fuertes. Coloca las mangas de
    las prendas hacia adentro.
  • Pasa los trozos de madera a través de las mangas. Abrocha o cierra la cremallera de las prendas.
  • Consigue una manta y dos trozos de madera fuertes. Extiende la manta en el suelo. Divide la manta imaginariamente en tres partes, coloca un trozo de madera en la primera división y dobla la manta.
  • Coloca el otro trozo de madera a 15 cm. del borde de la manta y vuelve a doblarla.
  • CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA EN EL USO DE CAMILLAS
    • Llevar la camilla al lugar en que se encuentra el accidentado, y no al revés.
    • Colocar al herido en la camilla con sumo cuidado, respetando siempre el bloque cabeza-cuello-tronco-piernas: Poner la camilla sobre el suelo. Levantar a la víctima hasta colocarla sobre ella lo más suavemente posible; se puede utilizar el «método del puente».
    • En las posibles fracturas de columna vertebral, hacerlo según se indica en INMOVILIZACIÓN DE LA COLUMNA VERTEBRAL, (ver INMOVILIZACIONES ).
    • Cuando el accidentado esté consciente se le acostará boca arriba, salvo que tenga heridas en el tórax; colocarlo semisentado.
    • Si está inconsciente se le pondrá en posición lateral de seguridad, salvo que se sospeche fractura de columna; en este caso, esté consciente o no, si se presenta vómito, lateralizarlo.
    • Abrigarlo convenientemente, pues el frío perjudica notablemente tanto al chocado como a todo herido. Hay que pensar que la inmovilidad, hemorragia y trauma disminuyen la resistencia al frío.
    • Sujetarle para evitar que se caiga: Debe sujetarse al herido con correas o cintas, pues cualquier movimiento brusco puede despedirle de la camilla, lo mismo si está inconsciente como si no lo está, y en este caso los propios movimientos del herido pueden hacer que se caiga.
    • Levantar la camilla con cuidado. Para el transporte del herido los dos camilleros
    • deberán colocarse de rodillas en cada extremo de la camilla. A la voz del situado en la parte posterior se pondrán ambos en pie. Durante la marcha los camilleros deberán ir con el paso cambiado y manteniendo la camilla siempre horizontal.





Aqualife. Centro deportivo de Lugo, colaborando con el salvamento deportivo Aqualife. Centro deportivo de Lugo, colaborando con el salvamento deportivo
Saudeter y Salvour unidos en pos de potenciar el socorrismo.

¿QUIERES HACERTE SOCIO?

Llama al teléfono: 606 383802

O bien utiliza nuestro formulario de contacto.

NOTICIAS

Según el Instituto Nacional de Estadística, durante el año 2010 en España, 432 personas fallecieron a consecuencia de un ahogamiento por sumersión

.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Club salvamento acuático Ourense SALVOUR