17: Heridas

  • DEFINICIÓN: Herida es toda lesión que produce una pérdida de la continuidad de la piel, creando una puerta de entrada para los gérmenes y facilitando la infección.

 

  • CLASIFICACIONES: Aunque las heridas se pueden clasificar de numerosas formas, a nivel práctico interesa diferenciarlas en leves y graves, ya que esto condicionará el tratamiento posterior.
  • A) Según la GRAVEDAD, las heridas pueden ser:
    • LEVES: superficiales y limpias
    • GRAVES:
  • B) Según el MECANISMO DE PRODUCCION, las heridas pueden ser:
    • PUNZANTES: producidas por objetos que penetran en forma de pincho. Su forma es circular, y es mayor su profundidad que su extensión. Suelen ser las producidas por estiletes, clavos, y demás objetos similares.
    • INCISAS: producidas por objetos que producen corte. Son heridas que separan mucho sus bordes. Los bordes suelen ser nítidos, sin desgarros. Son típica las heridas de navajas, cuchillos, y demás objetos con filo.
    • CONTUSAS: heridas producidas por objetos romos sin filo. Los bordes son irregulares y suele existir magullamiento alrededor de la herida.
    • INCISO-CONTUSAS: en este caso en la misma herida, existe una parte incisa y una parte contusa.
  • TRATAMIENTO: 
    • PASOS PREVIOS: Como paso previo e imprescindible al tratamiento de cualquier herida, sea del tipo que sea, se deben cumplir las siguientes normas:
  • Preparar un lugar, lo más limpio posible, para colocar el material y sentar o tumbar al paciente.
  • Preparar el material que se va a utilizar y, si fuera necesario, desinfectar el instrumental (tijeras, pinzas …) por alguno de los siguientes métodos:
    • Inmersión en solución desinfectante, que puede prepararse con clorhexidina, mezclando 10 ml. con 15 ml. de agua y 75 ml. De alcohol 96º, dejándolo actuar dos minutos.
    • Ebullición durante 20 minutos.
    • Flameado (pasarlo por una llama) y enfriado en alcohol
    • Lavarse las manos con abundante agua y jabón, cepillándose las uñas, y desinfectarlas con un antiséptico.
    • Ponerse los guantes estériles de látex.


  • ACTUACIONES
  • HERIDAS LEVES:Son los pequeños cortes o erosiones superficiales que no están contaminados o infectados.
    • Si la herida está en una región con pelo, se debe afeitar la zona (tijeras y maquinilla de afeitar desechable, hasta unos 5 centímetros alrededor de la lesión.

    • Quitar los cuerpos extraños (SOLO EN HERIDAS LEVES) si son accesibles y pueden extraerse con facilidad (utilizar pinzas).

    • Limpiar la herida con agua y jabón, frotando con una gasa (no utilizar algodón), para eliminar los contaminantes. Se debe comenzar por el centro de la lesión e ir progresando en espiral hasta 3 centímetros del borde.

    • Secar con una gasa (nunca utilizar algodón) y aplicar un antiséptico, povidona iodada a chorro.

  • HERIDAS PROFUNDAS:
    • Cuando la herida es larga y profunda, tras estos primeros cuidados hay que aproximar los bordes para favorecer el proceso de cicatrización, pudiendo utilizar suturas adhesivas. Pegar un extremo a un lado de la herida, teniendo cuidado de que la zona esté bien seca; tirar de él para aproximar los bordes, sin que haya demasiada presión, y pegar el otro extremo. Es conveniente empezar por el centro y seguir hacia los extremos de la lesión, con una separación entre cada tira de 1
      centímetro aproximadamente, hasta unir la totalidad de la herida.
  • HERIDAS GRAVES: La gravedad de una herida viene determinada por la aparición de una de las siguientes características:
      • Es extensa.
      • Es profunda.
      • Presencia de cuerpos extraños.
      • Está infectada.
      • Si es de tipo contusa o por tracción (mucha superficie machacada y herida de bordes irregulares).
      • Si es punzante o penetrante.
      • Si perfora algún órgano interno.
      • Si presenta una hemorragia intensa por afectación directa de vasos sanguíneos.
      • Si está en regiones como cara, orificios naturales, manos, abdomen, tórax o cráneo.
    • Valorar el estado general del accidentado.
    • Prevenir el shock colocando al lesionado en la postura antishock y abrigándolo.
    • Controlar la hemorragia.
    • No tocar la herida con los dedos.
    • No extraer los cuerpos extraños, incluido el objeto causante (cuchillo, madera, esquirla metálica, etc.), si están muy enclavados.
    • No aplicar antisépticos ni pomadas.
    • Cubrir la herida con un apósito estéril que no presione.

 

 

  • Procedimiento para conservar UN MIEMBRO AMPUTADO:
    • No sumergirlo en agua.
    • Envolverlo en unas gasas estériles humedecidas y colocarlo en una bolsa de plástico.
    • Llenar otra bolsa de plástico con cubitos de hielo y colocar la primera bolsa dentro de ésta.
  • HERIDAS ESPECIALES:

 

  • Herida perfornate de tórax:
    • Traslado urgente en posición semisentado.
    • NO EXTRAER cuerpos extraños alojados (inmovilizarlos).
    • Vigilar periódicamente las constantes vitales.
    • NO dar de beber a la víctima.
    • Si no hay objeto clavado: Neumotórax abierto. Usar un plástico y esparadrapo para taponar la herida.
 
  • Heridas perforantes en abdomen: Las complicaciones más frecuentes suelen ser:
  • Hemorragia interna: prevenir el shock hipovolémico.
  • Perforación del tubo digestivo
  • Salida de asas intestinales
  • Cubrirlas con un apósito estéril (humedecido)
  • Traslado urgente en posición decúbito supino con las piernas flexionadas.
  • NO EXTRAER cuerpos extraños alojados.
  • NO reintroducir contenido intestinal (cubrirlo con apósito estéril húmedo).
  • NO dar nada de comer ni de beber.
  • Vigilar con frecuencia las constantes vitales.

 

  • Heridas por anzuelo:
  • Antes de sacar el anzuelo, valorar la posible afectación de estructuras profundas y delicadas, investigando la movilidad y sensibilidad de la zona, ante cuya alteración debe procederse a inmovilizar la zona afectada y evacuar al accidentado.

 

  • En las heridas superficiales se procederá de la siguiente forma:
    • Desinfectar la zona afectada y la parte del anzuelo que asoma fuera de la piel.
    • Anestesiar la zona con anestesia local por frío en espray (cloruro de etilo).
    • Empujar el anzuelo hasta que se note la punta por debajo de la piel.
    • Efectuar un pequeño corte con bisturí desechable.
    • Hacer asomar la punta. Si al efectuar esta operación encontramos resistencia al avance del anzuelo se deberá dejar y realizar un vendaje como en los casos de enclavamiento profundo, evacuando al accidentado.
    • Cortar la punta y la lengüeta con una cizalla apropiada.
    • Deshacer el trayecto del anzuelo hacia atrás, con cuidado de no producir más desgarros.
    • Desinfectar la herida como cualquier otra y vendarla sin suturar.

¿QUIERES HACERTE SOCIO?

Llama al teléfono: 606 383802

O bien utiliza nuestro formulario de contacto.

.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Club salvamento acuático Ourense SALVOUR